Simulación: detectarla o demostrar lo contrario

La simulación es un acto, no una condición psicológica. Implica fingir tener una condición física o psicológica para obtener una recompensa o evitar algo. Por ejemplo, exagerar o inventar síntomas para obtener adaptaciones especiales o estar exento de un proceso (p. ej., VAWA, servicio de jurado, exención del examen de ciudadanía de EE. UU., etc.).

Es importante destacar que la simulación no es un trastorno psiquiátrico y es diferente de un trastorno ficticio, en el que alguien finge síntomas pero sin un motivo específico de recompensa. Además, la simulación es diferente de un trastorno somático (alguien que experimenta angustia psicológica como resultado de síntomas imaginarios o exagerados).

La simulación tiene diferentes niveles de manifestación. Alguien puede fingir todos los síntomas o solo algunos síntomas parciales. Sin embargo, el objetivo es el mismo: obtener una recompensa o evitar una situación o requisito negativo.

Los beneficios de la simulación son obvios. Por ejemplo, alguien que busca compensación alega síntomas falsos o exagerados (por ejemplo, buscar compensación por lesiones después de una caída, evitar tener que tomar el examen de ciudadanía de EE. UU., buscar la atención de otros, etc.).

¿Qué tan común es la simulación?

Según Mittenbery, W. et al (Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology; enero de 2003; 24(8): 1094-102), la simulación está presente en el 29 % de las lesiones personales, el 30 % de las discapacidades, el 19 % de las lesiones penales y 8% de los casos médicos. También, presente en el 39% de los traumatismos craneoencefálicos leves, y en el 31% de los dolores crónicos siniestros. Se sospecha simulación entre un tercio de los pacientes de emergencia psiquiátrica (Rumschik, S. M. & Appel, J. M.; Psychiatric Services; diciembre de 2010 doi.org). Se encontró que la sospecha de simulación era del 58% para ideación suicida, del 39% para depresión y del 44% para síntomas múltiples. ¡En 2011, el costo estimado de los casos médico-legales totalizó $20 mil millones!

Cuando se trata de casos de inmigración o lesiones personales, la simulación puede ser un problema. Los beneficios obvios para un individuo pueden ser muchos. Por ejemplo, en un caso de VAWA, exagerar o inventar síntomas relacionados con el presunto abuso por parte de un ex cónyuge. O al intentar renunciar al examen de ciudadanía de los EE. UU., o al buscar una compensación más alta en un caso de lesiones exagerando o informando falsamente los síntomas.

Por supuesto, no sólo por razones éticas, sino también para tener convicción en los casos que pudieran ser representados por psicólogos o abogados, demostrando lo contrario: la ausencia de simulación sería importante.

Afortunadamente, existen herramientas que pueden respaldar la ausencia de simulación. Estos instrumentos han sido probados por múltiples estudios de investigación para tener una fuerte validez y confiabilidad. Debido a esto, es importante incluir algunas de las siguientes pruebas para detectar la simulación y presentar un caso más sólido.

Simulación: exagerar o fingir una enfermedad para escapar del deber o el trabajo.
«las personas que tenían dolencias psicosomáticas probablemente estaban fingiendo»

Las escalas de validez del MMPI-3

MMPI-3 puede ayudar a identificar una tendencia potencial a sobreinformar, tener respuestas inconsistentes, etc. Los puntajes en los indicadores de sobreinforme del MMPI-3 y la mayoría de las escalas sustantivas fueron más altos entre el Grupo de sobreinforme en relación con el grupo de instrucciones estándar (SI) con tamaños de efecto muy grandes, y los puntajes en los indicadores de sobreinforme del MMPI-3 fueron más altos y los puntajes de la mayoría de las escalas sustantivas fueron más bajos entre el grupo de subregistro en relación con el grupo SI, con efectos moderados a grandes. Las estimaciones de la precisión de la clasificación documentaron la eficacia de las escalas de validez del MMPI-3 para detectar la sobrenotificación y la subnotificación. Las correlaciones bivariadas entre las puntuaciones de la escala sustantiva del MMPI-3 y las medidas de criterio (que se completaron bajo SI para los tres grupos) se atenuaron sustancialmente para ambos grupos de simulación en relación con el grupo SI. Las correlaciones bivariadas también se atenuaron para los grupos identificados como sobreinformes o infrainformes utilizando las puntuaciones de la escala de validez del MMPI-3 en relación con las personas con protocolos válidos del MMPI-3, lo que destaca la necesidad y la importancia de evaluar las amenazas a la validez del protocolo al evaluar la personalidad y la psicopatología mediante el autoinforme. .

Evaluación forense de síntomas de Miller (M-FAST): en estudios, se ha descubierto que M-FAST es una pantalla eficaz cuando una persona intenta fingir los trastornos específicos del trastorno de estrés postraumático, la esquizofrenia, el trastorno depresivo mayor y el trastorno bipolar. . Varios estudios independientes desde el desarrollo de M-FAST han indicado que M-FAST es altamente confiable; La consistencia interna de M-FAST varía de 0,90 a 0,92, la consistencia interna de la escala (o estrategia) varía de 0,53 a 0,82 y la confiabilidad entre evaluadores resultó ser 1,0.

El M-FAST es una medida de detección breve diseñada para detectar enfermedades mentales simuladas en entornos forenses mediante la evaluación de estilos de respuesta individuales. se puede administrar en aproximadamente 5 a 10 minutos. La medida puede ser más viable que otros instrumentos en varias situaciones debido a su formato de entrevista (por ejemplo, el nivel de lectura del examinado es irrelevante) y su breve tiempo de administración. Los ítems de M-FAST se desarrollaron para representar los siguientes estilos/estrategias de respuesta que han sido validados para identificar síntomas psiquiátricos simulados: Síntomas informados versus observados, Síntomas extremos, Combinaciones raras, Alucinaciones inusuales, Curso de síntomas inusuales, Imagen negativa y Sugestionabilidad. El M-FAST incluye ítems que representan estas estrategias de detección junto con ítems que reflejan síntomas reales de enfermedades mentales. El M-FAST contiene 25 elementos, que incluyen 15 preguntas de verdadero o falso, 5 elementos de Likert, 2 preguntas de sí/no y 3 elementos diseñados para detectar discrepancias entre las respuestas y las observaciones.

Pruebas de Simulación de Memoria (TOMM): La TOMM es una prueba de memoria de reconocimiento que utiliza pruebas de validez de síntomas (SVT), elección forzada y estrategias de detección de efecto suelo. Se le pide al sujeto que identifique el dibujo presentado anteriormente y se le da retroalimentación sobre la corrección de la respuesta. Se puede sospechar simulación dependiendo de las respuestas.

La administración de estas pruebas no garantiza la presencia o ausencia de simulación, pero agrega un nivel significativo de peso a la detección de simulación. Incorporar una de estas pruebas (u otras) individualmente o combinarlas, según corresponda, puede agregar una credibilidad significativa a los resultados obtenidos como parte de una evaluación psicológica o para cualquier caso médico legal.

Finalmente, poder asesorar por simulación proporcionará al profesional que asesora o representa a la persona una mayor tranquilidad a la hora de presentar los resultados o los méritos de un caso. Debido a muchas de estas múltiples razones, se recomienda encarecidamente incluir una evaluación de simulación. Al mismo tiempo, es importante considerar otros elementos contextuales al evaluar esto. Además, es fundamental ser consciente de los riesgos asociados con los «falsos positivos» para evitar sacar conclusiones incorrectas o inexactas.

En mi práctica, la utilización de una o una combinación de estas pruebas es básicamente parte de cualquier evaluación psicológica. Por favor póngase en contacto con nosotros si tiene alguna pregunta