Supera tus miedos en 8 pasos

¿Qué es el miedo?

Miedo, vergüenza, ansiedad, frustración o culpa… debes ser consciente de que este sentimiento tiene una fuerte razón de supervivencia. Cuando algo te ofrece un riesgo, te dirige hacia la reacción más adecuada.

A lo largo de nuestra vida, estas sensaciones conviven con nosotros en multitud de situaciones en las que nos vemos envueltos. Son sentimientos negativos que nos provocan una gran inseguridad, dominando y definiendo nuestra vida gran parte del tiempo.

El miedo puede presentarse de diferentes formas y desencadenarse por una gran variedad de estímulos. Sin embargo, ya sea miedo a volar, miedo a conducir o miedo a hablar en público, el miedo es miedo. El problema no está en el miedo, sino en cómo percibimos, entendemos y gestionamos esas emociones.

En este post encontrarás cómo vencer los miedos y vencer la ansiedad, las preocupaciones y las inseguridades personales a través de diferentes técnicas y ejercicios para lidiar con el miedo.

¿Cuáles son las razones de mi miedo e inseguridades?

El miedo aparece antes de la impresión de una amenaza. Es decir, cuando nos encontramos en un escenario en el que existe un riesgo que puede tener un impacto negativo sobre nosotros. Por ejemplo, es posible que le preocupe perder su trabajo, ya que tendría un impacto negativo en su economía, bienestar y calidad de vida.

El terror nace no sólo de la circunstancia en sí, sino también de lo que significa para cada individuo. Por ejemplo, si está seguro de que si pierde su trabajo, podrá encontrar rápidamente otro con las mismas circunstancias, la amenaza y el miedo desaparecerán.

Como resultado, las fuentes de la respuesta de miedo incluyen:

  • Las circunstancias de riesgo.
  • La falta de dinero para hacerle frente.

La amenaza que representa la circunstancia, así como la insuficiencia de recursos para enfrentarla, sea genuina o una percepción. La segunda alternativa es más común como resultado de las siguientes características personales:

  • Una visión distorsionada de nosotros mismos se conoce como un autoconcepto sesgado.
  • Yo negativo o inestable: una opinión negativa o inestable de uno mismo que varía en respuesta a circunstancias externas.
  • La falta de confianza implica falta de seguridad y optimismo.
    El pesimismo es la inclinación a ver la realidad bajo una luz negativa.

¿Cómo superar tus miedos?

Los miedos provocan emociones intensas que te congelan o te impiden hacer ciertas cosas en tu vida. Estos consejos son para personas que se enfrentan a preocupaciones cotidianas y le enseñarán cómo afrontarlas. Consulte nuestro artículo sobre el trastorno de ansiedad si le han diagnosticado un trastorno de anxiedad.

1. ASUME QUE HAY MIEDO

Reconoce que lo estás sintiendo y comprende que podría tener un motivo.

El miedo es un sentimiento normal, y si se ha desarrollado en ti, debe haber una causa para que haya sucedido.

  • ¿Podrías decirme para qué te sirve?
  • ¿Cómo te beneficia el miedo?
  • ¿Cómo te beneficia el miedo?
  • Puede beneficiarte investigar la buena función del miedo.

Evitar los miedos solo los hace más aterradores. Cualquiera que sea tu miedo, si lo enfrentas, debería comenzar a desaparecer. Si entras en pánico al entrar en un ascensor un día, es recomendable volver a intentarlo al día siguiente.

2. Considere el peor de los casos.

Considere el peor de los casos, como entrar en pánico y sufrir un ataque al corazón. Luego imagínate a ti mismo sufriendo un ataque al corazón. Simplemente no es factible. Cuanto más lo persigas, más lejos huirá.

Puede hacerlo de manera más metódica escribiendo durante 30 minutos todos los días sobre todas sus terribles ideas sobre las peores cosas que le pueden pasar. El miedo desaparece si aceptas todos tus defectos.

3. Evaluar la evidencia

Podría ser beneficioso para combatir las ideas que te asustan. Por ejemplo, si tienes miedo de quedar atrapado en un ascensor y asfixiarte, considera si alguna vez has oído que esto le haya ocurrido a otra persona. Considere lo que le dirías a un amigo que este experimentando una situación similar.

Si te preguntas «cómo dejar de tener miedo», debes darte cuenta de que el miedo nunca desaparecerá por completo. El miedo, como dice el refrán, no se puede erradicar; no es una mancha. Es una emoción que, como otras, debe ser manejada y controlada. Las etapas del manejo de una emoción son las siguientes:

  • Fíjate: sé consciente de ello.
    Ponle un nombre para identificarlo.
  • Siéntelo: ser consciente de ello en lugar de tratar de escapar de él.
  • Pon atención: las emociones nos dan información que puede ser utilizada como guía. Puede preguntar por qué está experimentando miedo o qué está creando esta emoción.
  • Déjalo ir: Una vez que haya recopilado suficiente información y haya tomado una decisión, puede dejarlo pasar.

4. Habla de ello

Lo espeluznante de los miedos desaparece una vez que se comparten. Después de reconocerlo, hable sobre ello con calma y naturalidad.

Compartir tus inquietudes te brindará tranquilidad y seguridad, además de las ventajas del apoyo de estas personas. Si no puede hablar con un compañero, amigo o pariente cercano, o si sus temores no desaparecen, comuníquese con el Dr. Benejam para programar una cita. También puede usar el servicio de Teleconsulta para probar la terapia conductual cognitiva por teléfono. No dude en visitar nuestra Página de Contacto para conocer al Dr. Benejam.

5. Expóngase al estímulo temido.

Cada vez que alguien te ayuda porque estás aterrorizado, tu capacidad para enfrentar situaciones similares por ti mismo se debilita.

¿Cómo puedes superar tus miedos y fobias? La exposición es la estrategia más efectiva para superar las fobias irrazonables. Esta estrategia conductual se basa en la idea de habituación, que consiste en bajar la intensidad de la reacción ante un estímulo inocuo que se repite indefinidamente. Es decir, si te enfrentas repetidamente a una circunstancia no dañina, tu reacción emocional disminuirá. La exposición puede ocurrir de varias maneras:

  • Exposición en la imaginación: implica exponerse al visualizar un evento aterrador.
  • Exposición mediante herramientas técnicas de realidad virtual o aumentada: exposición mediante dispositivos tecnológicos de realidad virtual o aumentada.
  • La exposición en vivo consiste en estar expuesto a estímulos temidos en la vida real.
  • La exposición debe ser gradual, seguida de ejercicios de relajación, y preferiblemente dirigida por un profesional.

6. Supera tu miedo al miedo.

Es típico notar que la reacción de miedo, más que el estímulo inicial, es lo más temido. Como la imaginación es peor que la realidad, trata de racionalizar tus miedos. Una persona que tiene miedo de hablar en público, por ejemplo, está aterrorizada por sus propios signos de miedo: palpitaciones, sudoración, temblores, obstrucciones, enrojecimiento facial, tartamudeo, sensación de hormigueo, mareos, dificultad para respirar, rubor, etc.

Si notas un ritmo cardíaco acelerado o manos sudorosas, es mejor no resistirse.

Si este es tu caso, debes ser consciente de que esta es la reacción natural del cuerpo ante el peligro.

Esta reacción fisiológica tiene como objetivo activar tus músculos, proporcionarte energía y mejorar tus habilidades para que puedas enfrentarte al peligro. Es simplemente tu cuerpo ayudándote a sobrevivir.

Párate donde estés y trata de no distraerte del terror. Coloque la palma de su mano sobre su barriga y respire suave y profundamente.
La idea es entrenar la mente para hacer frente al pánico, lo que elimina el temor al terror.

A veces podemos confundir miedo con ansiedad, y no toda preocupación es miedo. La ansiedad puede ser la manifestación de otras emociones reprimidas. Además, con frecuencia se manifiesta en el cuerpo de una manera más generalizada.

7. ACEPTA QUE NO TIENES EL CONTROL.

Debemos aceptar que la vida está llena de incertidumbre.

Es fundamental reconocer que hay sistemas dentro de ti que se activan de forma involuntaria y sobre los que no tienes control.

Cuando sufres ataques de pánico, suceden sin tu permiso.

Hay algo más grande que tú, y muchas cosas ocurren fuera del control de la persona o de la humanidad.

«Situación evitada,

aumento del miedo»

8. RECUERDA: EL MIEDO ES SOLO MIEDO.

No es una amenaza de muerte, de ninguna manera. Con el tiempo, aprenderá que no pasa nada y que nadie muere como resultado de un ataque de pánico. También te darás cuenta de que no ocurre nada al aire libre cuando sufres un ataque de pánico.

Una vez que puedas abrazar este hecho, habrás superado el miedo y podrás ponerlo de tu parte, separarte de él, estar con él, observar cómo es… y no dejar de hacer nada por ello.

¿Necesitas más información sobre nuestras terapias psicológicas?

Dr. Benejam es terapeuta especializado en diferentes áreas.
Estudiará tu caso y diseñará la terapia más adecuada para profundizar en tus emociones. Él se pondrá en contacto con usted dentro de las 48 horas posteriores a la recepción de su breve formulario.