Cómo usar la psicología con adolescentes

La adolescencia puede ser un momento desafiante. Está plagado de cambios, nuevos encuentros y sentimientos que pueden influir en la aparición de problemas de salud. Como resultado, la psicología para los adolescentes es crucial debido a sus actitudes a menudo problemáticas.

Cuando nos damos cuenta de que puede haber un problema, explicamos cómo aplicarlo.

La comprensión y la paciencia son esenciales. Debemos recordar a nuestra propia juventud como padres y profesionales para simpatizar con el joven. Deben confiar en nosotros y entender que está en un entorno seguro. Es natural que los adolescentes eviten compartir sus emociones y se vuelvan herméticos a esta edad. Debemos concentrarnos en las soluciones más que en el problema en sí, porque las personas pueden sentirse culpables o humilladas al discutirlo. Debido a que los adolescentes son impredecibles, se requieren algunas habilidades para aplicarles la psicología.

 

POSIBLES TRASTORNOS EN LA ADOLESCENCIA

La adolescencia puede traer consigo una amplia gama de problemas emocionales y sociales, muchos de los cuales no son patologías. Por otro lado, si vemos que ciertas señales son recurrentes, podríamos estar ante un grito de auxilio. Cuando nos damos cuenta de lo malo que puede ser, debemos recurrir a la psicología adolescente.

Ansiedad

La Ansiedad puede golpear a cualquiera de nosotros en cualquier momento del día. Pero si esta ansiedad persiste o se vuelve excesiva, puede convertirse en un trastorno de ansiedad. Los adolescentes que luchan contra la ansiedad pueden ser inseguros, perfeccionistas o obsesionados con ganarse el favor de los demás. Carecen de confianza y experimentan ansiedad en muchas circunstancias. Las crisis de Ansiedad pueden ocurrir y, a menudo, aparecen repentinamente y duran poco tiempo. Los síntomas son dificultad para respirar, sudoración, palpitaciones y dolores en el pecho.

Depresión

La convivencia diaria con depresión resulta en una melancolía abrumadora y continua. Esto puede dar lugar a problemas de salud psicológica, funcional y física. Los adolescentes pueden experimentar altibajos emocionales debido a cosas como el desempeño académico, relaciones fallidas o cambios físicos.

Puede haber cambios emocionales, incluidos sentimientos de extrema melancolía. El joven que está agitado en casa podría ser una bandera de advertencia. Además, si pierde interés en sus amigos, familiares o incluso en sí mismo.

TRASTORNOS DE ALIMENTACION EN ADOLESCENTES

Los adolescentes pueden experimentar problemas de autoestima debido a los cambios físicos. Una obsesión extrema con las apariencias puede convertirse en problemas de salud importantes, como la anorexia, la bulimia o los atracones. Si vemos algún síntoma, debemos ver a un médico de inmediato, ya que pueden ser muy peligrosos. A continuación enumeramos algunos de ellos:

Bulimia

La bulimia se define como el consumo excesivo de alimentos a lo largo del día. Para contrarrestar dicho consumo se utilizan vómitos o laxantes. También pueden participar en una actividad física excesiva, incluso compulsiva. Debemos ser cautelosos si vemos que un adolescente, por ejemplo, ayuna mucho tiempo, evita comer delante de los demás o se escabulle después de comer.

 

Anorexia

Los anoréxicos se caracterizan por un temor excesivo a aumentar de peso, incluso si están por debajo del peso mínimo habitual. Tienen una impresión distorsionada de su forma física y constantemente tienen sobrepeso. Aparte de la pérdida de peso severa, algunos síntomas pueden incluir la falta de períodos menstruales en las mujeres. Si chateas con ellos y descubres que les preocupa la composición calórica de las comidas o se niegan a mantener un peso normal. También pueden ser indicaciones preocupantes si son constantemente fríos o activos.

Atracones

Una señal de un trastorno por atracón puede ser consumir mucha comida y al mismo tiempo sentirse fuera de control. comer a pesar de no tener hambre o incluso cuando te hace sentir infeliz. Puede estar escondiendo comida o escabulléndose para comer, que son señales de alerta. Debemos estar atentos ya que los atracones pueden derivar en problemas como la anorexia o la bulimia, por lo que debemos tener esto en cuenta.

CUANDO VISITAR A UN TERAPEUTA

Los adolescentes a veces pueden hacer que comunicarse con ellos sea un desafío. Es típico que los niños de esta edad no expresen sus miedos a sus padres. Dado que muchas veces ni siquiera el joven es consciente del problema, puede ser difícil reconocer que existe un problema.

Dado que la personalidad acaba de establecerse en este punto, es crucial encontrarla rápidamente. Si tiene un trastorno de ansiedad y lo deja sin tratar, es muy probable que haya crecido modelando una conducta ansiosa. Si podemos resolverlo, puede tener un efecto realmente bueno en cómo se sienten las personas acerca de su capacidad para superar los desafíos y cómo modelan personalidades saludables.

Hay varias señales que pueden activar la alerta, algunas de las cuales son más prominentes que otras.

Conducta cuestionable

Si vemos que el joven consume una sustancia, como el alcohol, de forma habitual, puede ser un indicio de que tiene un problema. Los cambios en la legislación y la conducta hostil pueden indicar que algo anda mal con él.

Cambios de actitud

Si el niño se pone furioso regularmente cuando no lo estaba antes, podría ser una indicación de que algo anda mal. Pueden pasar mucho tiempo a solas con él en su cómoda habitación. También están experimentando cambios sus resultados académicos. El adolescente debe hablar sobre sus ansiedades o distracciones, ya que pueden afectar su motivación y autoestima.

Obsesiones

Todo el mundo tiene obsesiones, pero algunas de ellas pueden convertirse en TOC. Por lo tanto, debemos estar atentos a su desarrollo. Es típico que los adolescentes oculten sus intereses por un tiempo. Sienten la necesidad de realizar acciones particulares repetidamente como una técnica de afrontamiento de la inseguridad.

Es fundamental que el adolescente se sienta aceptado, comprendido y crea que el profesional lo ayudará a comprender y expresar mejor sus sentimientos para que se sienta mejor consigo mismo.

El psicólogo debe considerar los requerimientos individuales del adolescente, sin embargo, también puede satisfacer algunas solicitudes de los padres.

Centrarse en la conexión intrafamiliar crea un ambiente de confianza, respeto y autonomía.

Esto nos permite proporcionar las circunstancias para que los adolescentes progresen a la siguiente etapa de desarrollo de manera efectiva.

CLAVES PARA CONECTAR CON LOS ADOLESCENTES

Ante los desafíos de esta época, así como las crisis que enfrentan los adolescentes como consecuencia de los cambios constantes y la novedad que para ellos simbolizan las cosas, es vital considerar las siguientes claves para comunicar de manera efectiva y prevenir conflictos:

  • Déjalos explorar. Ellos definen su personalidad, gustos y amistades en este momento. Es importante recordar que cambiarán constantemente sus pensamientos y gustos. Se emplea como técnica de empoderamiento durante la intervención psicológica para que el menor trabaje su autoconcepto.
  • Escuchale cuidadosamente. Cuando revelan una disputa o circunstancia que los perturba, se debe alentar a los niños a compartir sus ideas y emociones sin juzgarlos, corregirlos o condenarlos. Por lo tanto, aunque el adolescente esté acompañado por sus padres, en las consultas psicológicas se debe hacer énfasis en él, explicando su punto de vista y cómo se siente.
  • Acepte sus expectativas. Permitir que los niños hagan sus propios juicios siempre y cuando no pongan en peligro a los demás, incluso si tienen intereses u opiniones diferentes, requiere que aprendan a seleccionar y cometer errores. Este elemento puede ser trabajado con las familias si, por ejemplo, surgen conflictos de convivencia a raíz de la conducta del adolescente.
  • Disculpese. Si los padres ven que se han equivocado, deben explicar y enseñar al adolescente que está bien cometer un error y corregirlo; esto ayudará al adolescente a desarrollarse.

Es fundamental que el adolescente se sienta aceptado, comprendido y crea que el profesional lo ayudará a comprender y expresar mejor sus sentimientos para que se sienta mejor consigo mismo.

El psicólogo debe considerar los requerimientos individuales del adolescente, sin embargo, también puede satisfacer algunas solicitudes de los padres.

Centrarse en la conexión intrafamiliar crea un ambiente de confianza, respeto y autonomía.

Esto nos permite proporcionar las circunstancias para que los adolescentes progresen a la siguiente etapa de desarrollo de manera efectiva.

Si necesitas ayuda professional con tu adolescente, no dudes en contactarme para ayudarte personalmente, siempre puedes llamarme al (800) 593-6109 o solicitar una cita en línea llenando el formulario de contacto.