09
Nov

La Salud Mental Y La Cultura Latina Hispana

Tradicionalmente, en nuestra cultura latina o hispana, los problemas mentales son un estigma. Conceptos como depresión, ansiedad, ADHD, trauma, etc. no son muy comunes. De eso no hablamos. Al contrario, lo tapamos y cualquier problema de esta índole se la achacamos la persona: ¡Sacúdete! Mira a ver cómo le haces, ponte las pilas…todo menos reconocer que en nosotros o en nuestra familia pueda haber problemas psicológicos.

La salud mental es parte de nuestra salud en general. Todos experimentamos algún problema de salud (por ejemplo, presión alta, diabetes, colesterol, etc.) y también todos tenemos nuestros retos emocionales. Lo importante es reconocer los síntomas y educarnos en los posibles efectos negativos que éstos pueden tener en nuestras vidas. Es igualmente importante el saber que existen tratamientos efectivos que pueden ayudarnos a vivir a plenitud, libre de cargas emocionales.

Las estadísticas de salud mental entre latinos o hispanos tristemente son aún mas dramáticas debido a varios factores. Primero, la población latina está sujeta a un grado de discriminación mayor en general. Esto contribuye a crear retos y obstáculos que pueden causar manifestaciones de ansiedad y depresión.

La falta de acceso a cuidado profesional se ha convertido en un gran obstáculo. Todos vivimos con presiones financieras y lo último que queremos es tener gastos adicionales. Para los que tienen seguro médico la buena noticia es que la gran mayoría de estos planes cubren servicios de salud mental. También existen un gran número de clínicas que proveen servicios a bajo costo o sin costos. Sin embargo, aunque haya un costo asociado con el cuido de salud mental, los beneficios de atenderlos son innumerables. Nuestra felicidad, funcionamiento pleno y habilidad de interactuar bien otros, no tiene precio.

El lenguaje se convierte en una barrera adicional ya que de todas las áreas que nos pueden afectar, el poder expresar como nos sentimos emocionalmente es importantísimo. Describir cómo nos sentimos en un idioma que no es el nuestro nos dificulta y limita, y muchas veces nos detiene en buscar ayuda profesional. Afortunadamente, cada vez hay más profesionales que hablan español. Así que esto ya no debe ser una excusa.

Lo importante es identificar y actuar. Con la ayuda de un profesional calificado y entrenado, y que también entienda su cultura y su lenguaje, Usted y sus familiares pueden resolver cualquier reto y asegurar que disfruten de salud mental y emocional. ¡Vivamos nuestra vida a plenitud!